NOTICIAS DESDE CAMBOYA

La actualidad de la vuelta al mundo en bicicleta del fotógrafo Joseba Etxebarria a su paso por Camboya.

La vuelta al mundo en bicicleta del fotógrafo activista por los Derechos Humanos Joseba Etxebarria. Mapa con la ruta seguida en Camboya.
Mapa con la ruta y países de la vuelta al mundo en bicicleta del fotógrafo activista por los Derechos Humanos Joseba Etxebarria.

8 de septiembre de 2020

Durante mis 1.600 días de viaje por el mundo he vivido situaciones que se me hacen difíciles de contar porque pueden parecer sacadas de una novela de Julio Verne. Hambre real durante muchos días seguidos, frío que paraliza el cuerpo y cualquier idea que intente asomar, calor suficiente como para que los locales me tacharan de loco o dengue en medio de la nada, pero jamás hubiera pensado que una simple muela llegaría a superar a estas.

Suele decirse que las despedidas deben ser breves y estoy de acuerdo en ello, pero también sinceras.

No me cansaré de insistir en los veintiocho días que Rafa, un seguidor y desde hace un tiempo hermano, me permitió pasar en su mágico rincón. Qué manera de preocuparse por mí y el proyecto que me mueve por el mundo. Qué forma tan simple de hacerme entender ciertas cosas.

Salí de su casa pletórico de energía y en su compañía durante los primeros kilómetros. Aprovechamos la única parada para la breve despedida y poner a punto el aire en las ruedas de Khmaw. Sin café ni cerveza. Un sincero abrazo y una mirada fueron suficientes. Volvíamos a la ruta.

Después de un mes de parada física se necesitan de unos días para que las articulaciones de un cincuentón dejen de crujir y en ese sentido vino bien retomar la ruta sobre asfalto, aún en compañía de un tráfico incesante.

Es temporada de lluvias, así que durante estos meses suelo dormir en mi tienda de campaña y a cubierto en las pagodas de pequeños pueblos. La primera mañana me desperté mal, sin fuerzas y un fuerte dolor en todo el cuerpo. Según avanzaba el malestar iba en aumento, hasta que los vómitos me obligaron a realizar la parada de final del día antes de lo previsto. Nueva pagoda, pero en esta ocasión sin charla con los monjes. Lo entendieron perfectamente. Atrás habíamos dejado la carretera que enlazaba con la ciudad de Shianouk ville y nos encontrábamos en la que nos llevaría hasta Kho Kong, destino final antes de acometer la cordillera de Cardamomo. La idea era descansar unos días en Koh Kong pero las ganas de soledad en uno de los espacios más "protegidos" de Camboya, me lanzó a la aventura antes de tiempo. Ya abasteciéndome en la última casa de toda el agua que pudiéramos cargar, un vendedor en moto me comentó que mínimo serían cuatro o cinco días los que pasaría entre montes antes de alcanzar la provincia de Pursat en la otra parte de la cordillera. Es lo que había calculado en casa de Rafa, pero entonces no contaba con la que se me venía encima...

Los primeros veinte kilómetros fueron de subida sin tregua, siempre empujando a Khmaw. Los siguientes ochenta hasta el pueblo de Ou Saom, de continua subida con breves llanos de montaña. Habíamos comenzado a ras de mar. La humedad, el calor sofocante, las subidas, la fuerte lluvia y siete vendedores de verduras motorizados, fueron los únicos acompañantes durante estos dos primeros días entre montaña. Por las noches, el ruido de la lluvia sobre la espesa vegetación y la tienda de campaña, impedían escuchar el típico sonido de la noche en cualquier selva.

 

El primer día de ascensión, la infección en una muela hizo acto de aparición en forma de flemón, lo que impidió que disfrutara el entorno como merecía. Si la pista, en muchas zonas embarrada por encima de los tobillos, no daba tregua, el dolor de muela hacía insoportable el avance. Llegó un momento en que el dolor era tal que me tomaba las pastillas de ibuprofeno y paracetamol como si fueran pipas, sin importarme la reacción que pudiera causar. El esfuerzo de empujar a Khmaw en las inclinadas subidas, influía en el aumento del dolor en la boca.

Después de tres insoportables noches con sus respectivos días, conseguimos alcanzar la zona plana de la cordillera. Iniciábamos la bajada con un solo freno y la mitad de la cara desfigurada, pero también con la convicción de encontrar una farmacia en el pueblo de Veal Veng que nos aliviase el sufrimiento. Y así fue. Conseguí la medicación necesaria para comenzar a desinflar el flemón. Las intensas punzadas de dolor continuaron en ruta hasta alcanzar el distrito de Phnom Kravang, ya en la provincia de Pursat, desde donde enlazamos la nacional que nos devolvería a Battambang, ciudad desde donde reiniciamos la vuelta al mundo. Tres meses para completar la vuelta a Camboya cruzando el mayor número de parque naturales. Noventa días nada fáciles. En muchos casos, rechazado por los locales debido al Covid-19 que entendían transportaba conmigo. Pero esto es otra historia a la que dedicaré una publicación, tal y como merece.

En Battambang estuve cuatro días, todos ellos en "About the world home", la nueva casa de Sarin y Sheta, unos amigos camboyanos. Tiempo para reencontrarme con amigos y, lo más importante, abrazar a Iker.

De Battambang salimos nuevamente hacia la provincia de Siem Reap, donde nos encontramos ahora y donde permaneceremos hasta la apertura de la frontera de Tailandia.

El dolor de muela y el flemón han vuelto a hacer acto de aparición, pero en esta ocasión elevado a la enésima potencia.

Si quieres a ayudarnos a seguir avanzando con el proyecto, en este enlace explico las formas de hacerlo.

13 de agosto de 2020

 

Fotografía

Tras muchas horas de trabajo, he actualizado el portfolio con cuatro nuevas colecciones: Hogar y FamiliaEducaciónDesarrollo y Paisajes y Detalles.

Viaje

 

Después de pedalear durante algo más de un mes toda la franja norte de Camboya, en Ban Lung, provincia de Ratanak Kiri, giramos el mapa para mirar hacia la costa. La idea era comenzar a bajar "tranquilamente" hasta Phnom Penh para reunirme con Javier, el Cónsul Honorario, darle un abrazo, ver cómo estaba el tema de la amnistía (visado) para los extranjeros bloqueados en el país y conocer de primera mano la situación de las fronteras de alrededor, más concretamente la de Tailandia. Las noticias que me daba Javier no eran nada halagüeñas y con esas, después de un increíble desayuno en su casa, pusimos rumbo a la ciudad de Kampot para visitar a Rafa, un fiel seguidor de mi trabajo y vuelta al mundo.

 

El 17 de julio llegábamos a Kampot después de haber pasado la noche en una preciosa pagoda en lo alto de una colina y a escasos 35 kilómetros de la ciudad. Me senté a orillas del río Preaek Tuek Chhu para esperar a Rafa, un tipo con la generosidad por bandera y a quien había conocido en Human Gallery algo más de un año atrás. Aquí también nos esperaba Felipe, un gran amigo de Rafa que también lo he hecho mío. Un señor de los pies a la cabeza.

Kampot era una parada obligada, ya no sólo por visitar y abrazar al bueno de Rafa, también para poner a punto a Khmaw. Nuestro periplo por el norte la había dejado bastante tocada y necesitaba algunos arreglos importantes.

Finalmente, lo que se presentaba como una de tantas visitas especiales, se ha convertido en un mes de maravillosa, tranquila y fructífera convivencia. Rafa es cofundador de Mochileros en Tailandia, un excelente cocinero y un referente en el mundo online e información de viaje, así que se ha preocupado muy mucho de que el día que saliera de su casa lo hiciera bien informado, con el trabajo al día, bien hecho y pletórico de energía.

En su mágico y tranquilo hogar he pasado los últimos 28 días. Días de risas, de complicidad y conversaciones, pero también de intensivo aprendizaje y trabajo en la web, llegando a alcanzar las 19 horas seguidas en una jornada.

Desde estas líneas lanzo un sincero agradecimiento a Rafa y Felipe.

El sábado 15 de agosto, ya con los deberes hechos y nueva gente en el corazón, regresamos a la ruta con la vista puesta en los montes Cardamomo, una cordillera situada en el suroeste de Camboya con los 1.813 metros de su pico Aural, máximo exponente del país.

 

Un épica travesía en pleno monzón.

Colección Desarrollo del portfolio de Joseba Etxebarria, fotógrafo activista por los Derechos Humanos. La vuelta al mundo en bicicleta.
Colección Hogar y Familia del portfolio de Joseba Etxebarria, fotógrafo activista por los Derechos Humanos. La vuelta al mundo en bicicleta.
Colección Educación del portfolio de Joseba Etxebarria, fotógrafo activista por los Derechos Humanos. La vuelta al mundo en bicicleta.
Colección Paisajes y Detalles del portfolio de Joseba Etxebarria, fotógrafo activista por los Derechos Humanos. La vuelta al mundo en bicicleta.

21 de julio de 2020

 

Fotografía

Ya está publicada, en el portfolio, la nueva Colección Gente del Mundo con 72 fotografías.

Viaje

Seguiremos en Kampot, en casa de Rafa, hasta el próximo 23 de Julio que saldremos rumbo a Kho Kong, una pequeña ciudad a diez kilómetros de la frontera de Tailandia, Estos días los estoy utilizando para trabajar en el Portfolio, reparar a Khmaw, reorganizarme y preparar la siguiente ruta por Camboya hasta la apertura de la frontera tailandesa. Y, por supuesto, disfrutando de la compañía y comida de mi excelente anfitrión.

Colección Gente del Mundo del potfolio del fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria. La vuelta al mundo en bicicleta.

17 de julio de 2020

 

Hace unos días que salíamos del norte de Camboya rumbo al sur del país. Atrás dejábamos la siempre acogedora ciudad de Kratié. Lo hacíamos por la pequeña carretera que discurre paralela al río Mekong, siempre atrayente de vida.

Kilómetros más adelante se nos presentaba la opción de seguir la pista del Mekong cruzando la zona musulmán hasta la turística ciudad de Kompung Cham o en el pueblo de Chhlong tomar la estrecha carretera 73 que desemboca en Kandaol Chrum. Javier, el Cónsul honorario español, se había desplazado en varias ocasiones hasta Battambang para visitarme en Human Gallery, pero nunca habíamos coincidido. Días atrás quedamos para conocernos personalmente y hablar acerca de la situación de la frontera con Tailandia, entre otras cosas, así que la opción de tomar la 73 no era muy descabellada, pero me equivoqué. Hasta entonces llevaba semanas de duro pero tranquilo pedaleo por el norte de Camboya y la 73 fue el inicio de un sinfín de kilómetros de peligroso constante tráfico pesado hasta Phnom Penh, donde Javier me recibía con un gran desayuno en su casa. Compartimos más de una hora y media, hasta que su ajetreada agenda le recordaba una reunión. Nos dio tiempo a hablar de varios temas, pero también de recibir la noticia mas temida: el gobierno tailandés estaba a punto de hacer oficial el fin de su amnistía con los turistas bloqueados en el país y darles una semana para abandonar el país. Y cómo no, de confirmarse esta noticia, a buen seguro que Camboya seguirá los pasos de uno de los países más turísticos del mundo. Algo que nos afecta de lleno.

Cruzamos el Mekong, atravesamos la caótica capital del país y pusimos rumbo a la costa, concretamente a la tranquila ciudad de Kampot, donde nos encontramos en estos momentos. Aquí nos esperaba Rafa, un español asentado en Camboya desde hace más de cuatro años y a quien había conocido el año anterior en Human Gallery.

Ésta se trata de una parada estratégica ya que, tanto Khmaw como yo, necesitamos un alto para descansar los músculos, trabajar y reorganizarnos antes de continuar viaje. Si hace dos semanas tuve que cambiar la cubierta y cámara trasera de mi compañera, de Kampot Khmaw saldrá con nuevos platos, cassette y cadena.

 

Independientemente de esto, Rafa, cofundador de Mochileros en Tailandia, se ha convertido en un grandísimo amigo, un gran anfitrión y es un portento en información viajera, por lo que su compañía estos días se nos está haciendo imprescindible.

Mapa de Camboya con la ruta seguida por el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria durante su vuelta al mundo en bicicleta.

11 de julio de 2020

 

Sabía que una vez cruzara el río Tonlé San por el norte -entrada al Parque Natural de Virachey- la cosa se complicaría bastante, ya no sólo por hacerlo en plena temporada de lluvias y en bicicleta, sino por cuestión de ética y de seguridad.

 

Antes de tomar la decisión de llegar hasta Virachey, había leído bastante sobre las minorías étnicas que viven en la zona porque ellas eran la razón de llegar hasta allí, pero también me habían comentado acerca del malestar que les genera ver a un intruso, sin guía local, merodeando a su alrededor. Durante los dos días que pasé dentro del parque y los otros dos que estuve pedaleando entre los pueblos de Veun Sai y Ta Veaeng, el trato de los locales fue, cuanto menos, frío. Las miradas eran tan cortantes que me impedían acercarme a ellos. Ni un solo contacto con ellos y, lógicamente, ni una sola fotografía. Hasta en siete ocasiones me negaron el agua que pedía porque me había quedado sin ella. Pero les entiendo. Estas minorías, en muchos casos, son discriminadas por los propios camboyanos de la provincia, llegando incluso a robarles las tierras.

 

Siempre me muevo con el respeto como bandera cuando viajo, como no puede ser de otra forma, pero en esta ocasión llegaba sobre aviso y admito que debía haber desechado la idea de cruzar el río San. No hice ningún daño, pero sí generé el suficiente malestar en algunos como para asumir mi error y pedir disculpas por ello. A esto, se sumaba que la propietaria de la Guest house de Ban Lung donde hice noche antes de entrar en el parque, me había hablado acerca de los cazadores furtivos y grupos de contrabandistas que actúan en la zona. -Yo no entraría sin guía en el parque-, me dijo. Cinco días después de haberme despedido de ella, regresé a la ciudad y lo primero que hice fue visitarla para decirle que todo "había ido bien".

Parecía mentira pero Khmaw y yo salíamos de Ban Lung cargados de buena energía después de haber vivido una situación complicada, como si aquella buena gente nos hubiera liberado al haber aceptado mi error.

La idea era entrar y cruzar la provincia de Mondol Kiri, pero antes de dejar la ciudad de Ban Lung me habían desaconsejado hacerlo por la misma razón que arrastramos las dos últimas semanas: las pistas están anegadas de agua en algunas zonas. Así que esta vez haría caso, cambié la ruta, y decidimos poner rumbo al río Mekong para bajar, en paralelo, pegados a él hasta Kratié, desde donde escribo estas palabras.

Es la una de la mañana y a las seis estaremos de nuevo en ruta. Nos dirigimos hacia Phnom Penh, donde llegaremos en unos días si todo va bien. No me gustan las ciudades y mucho menos las capitales, pero quiero tomarme un café con Javier, el Cónsul Honorario, y hablar sobre la situación de la frontera de Tailandia, ya que la Embajada de España en Vietnam me asegura que lo del cierre de la frontera del país va para largo.

30 de junio de 2020

 

Después de verme obligado a retroceder los más de 100 kilómetros que separan el pueblo de Siem Pang de la ciudad de Stung Treng, tomo la carretera 78 que me llevará hasta la ciudad de Ban Lung, en el noreste de Camboya.

 

Cruzo la última parte de la provincia de Stung Treng, hago unos pocos kilómetros en la de Mondol Kiri hasta que, por fin, cruzo el río Tonlé San y entro en Ratanak Kiri, la provincia más auténtica, con diferencia, de todo Camboya. Las lluvias y el viento aquí son bastante más fuertes y me obligan a realizar constantes paradas para secarme, cambiarme de ropa y, si hay suerte y encuentro un techo en el que cobijarme, descansar. Aquí todo es diferente. El verde intenso es una constante en el paisaje, el olor es a selva y sus gentes, tranquilas como aquellas que conocí hace años y que tanto añoro. Aquí son varias las familias que me invitan a hacer un alto en sus casas, incluso la armada me ofrece comida caliente. Aquí nadie me cobra de más por el simple hecho de ser "barang": occidental.

 

Hasta Ban Lung conozco bien la zona porque durante los cuatro primeros años de esta vuelta al mundo, más concretamente en el año 2011, la estuve pedaleando antes de entrar en Vietnam. Entonces corría el mes de Septiembre y la temporada de lluvias estaba llegando a su fin, pero ahora la cosa cambia radicalmente. La temporada está en su momento álgido y la humedad llega al 95%, lo que hace imposible mantenerse seco y avanzar en

condiciones. Pero insisto en llegar hasta el Parque Natural de Virachey o acercarme lo máximo posible si es que la pista vuelve a jugármela.

Durante los próximos días seguiré ruta por una pequeña pista hacia los pueblos de Kalay, Veun Sai, Kachon, Phak Nam y Ta Veaeng.

22 de junio de 2020

 

Llego al pueblo de Siem Pang, en la provincia de Stung Treng, cruzo el río Kong y entro en la pista que me llevaría hasta Ratanak Kiri, pero las fuertes lluvias han anegado más de 40 km y debo retroceder los 115 km pedaleados durante los últimos dos días. Ver nuevo vídeo.

Unas horas después, ya retrocediendo por la pista, caigo en una de las tantas balsas de agua que he tenido que cruzar empujando la bicicleta. En el accidente, una de las lentes de mi cámara de fotos y el teléfono principal sufren daños por el agua filtrada en su interior. Mi pasaporte también sufre daños, así como el diario de viaje.

Dos días antes paso la noche en una pagoda junto a cuatro monjes, tres de ellos novicios de entre 10 y 13 años. Uno de ellos me roba uno de los dos teléfonos, pero lo recupero a la mañana siguiente manteniéndome sentado frente a él mientras desayuna con el resto. Dos horas después, paro en una casa para pedir agua y conozco a So Srun (50) y a ocho de sus once nietos. El mayor, que hizo de traductor con un buen inglés, rompe la pata de cabra al pretender subirse a mi bicicleta y ésta cae. Como resultado, el manillar partido. Más de tres horas de pedaleo por pista con el manillar roto hasta que, por fin, encuentro a un soldador que me ayuda con la reparación.

Agotado, sigo adelante rumbo al Parque Natural de Virachey en la provincia de Ratanak Kiri, pero esta vez por la carretera comarcal dirección Ban Lung.

17 de junio de 2020

 

Después de 185 kilómetros llego a Stung Treng, ciudad donde confluyen los ríos Mekong y Kong.

Me dirijo a Siem Pang para, unos días después, entrar en la provincia de Ratanak Kiri y alcanzar el Parque Nacional de Virachey en el extremo noreste de Camboya y que hace de frontera con Laos y Vietnam.

13 de junio de 2020

 

Sigo la franja norte fronteriza entre Camboya y Tailandia, fuertemente custodiada por el ejército debido al conflicto existente entre ambos países durante años, para alcanzar el famoso templo de Preah Vihear en plena selva camboyana.

 

Dos días más tarde llego a la ciudad de Preah Vihear después de cruzar por la parte este el Santuario de Kulen Prum Tep, donde pincho las dos primeras veces en este reinicio de la vuelta al mundo en bicicleta.

10 de junio de 2020

 

Dos días con los monjes de la pagoda Srah Chhouk y salgo de Choam por la pista paralela a la línea de frontera de Tailandia. Me dirijo hacia la ciudad de Preah Vihear, capital de la provincia del mismo nombre.

8 de junio de 2020

 

Después de cruzar los parques naturales de Phnom Kulen y Kulen Prum Tep, llego a Choam, frontera norte de Camboya con Tailandia y lugar donde se encuentran las tumbas de Pol Pot (1925-1998) y Ta Mok (1924-2006), genocidas líderes Jemeres Rojos. La necesidad de decirles algo se había convertido en el principal motivo de mi llegada a la zona.

5 de junio de 2020

 

En el hospital provincial de Siem Reap me confirman que realizan las pruebas del Coronavirus y entregan el Certificado Médico Oficial que exigen en las fronteras terrestres de Tailandia, Laos y Vietnam. El precio es de 30 USD. A su vez me confirman de la obligación de disponer de un seguro de viaje con cobertura para el Coronavirus para cruzar cualquiera de las tres fronteras terrestres.

4 de junio de 2020

 

Llego a Siem Reap en la ruta hacia la provincia de Oddar Mean Chey, en el norte de Camboya.

2 de junio de 2020

 

Hoy reinicio la vuelta al mundo. Salgo de la ciudad de Battambang rumbo a Siem Reap para informarme en el hospital provincial acerca del chequeo y Certificado de Covid-19 imprescindible para cruzar los pasos fronterizos terrestres de Tailandia, Laos o Vietnam.

17 de mayo de 2020

 

El 1 de Junio comenzaré a pedalear en Camboya a la espera de la apertura de las fronteras de Tailandia, Laos o Vietnam.

15 de mayo de 2020

 

Después de varias semanas de preparativos y a falta de pequeños detalles, todo listo para el reinicio de la vuelta al mundo en bicicleta.

1 de marzo de 2020

 

Debido a la fuerte caída del turismo en Camboya y posterior pandemia del Covid-19, Human Gallery | Joseba Etxebarria Photography cierra indefinidamente. Desde aquí mi más sincero agradecimiento a los más de 30.000 viajeros que nos visitaron durante los tres años que ha permanecido abierta. Desde hoy comienzo a preparar el reinicio de la vuelta al mundo en bicicleta.

LA VUELTA AL MUNDO EN BICICLETA

1.603 Días

40.757 Km

28 Países

Tu apoyo es esencial

SERVICIOS

CONDUCTA ÉTICA

Defiendo la honestidad, la equidad y la justicia como base de cualquier labor humanitaria.

Un fotógrafo humanitario debe respetar la dignidad, la diversidad y los derechos del individuo y grupos de personas.

  • Joseba Etxebarria Photography
  • Joseba Etxebarria Photography
  • Joseba Etxebarria Photography
El fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria agradece a Orbea su apoyo al proyecto Hacia el Sur, la vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos.
El fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria agradece a Kuperkic Forum su apoyo al proyecto Hacia el Sur, la vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos.
El fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria agradece a Mochileros en Tailandia su apoyo al proyecto Hacia el Sur, la vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos.

LA ACTUALIDAD EN TU CORREO

Sólo recibirás las novedades

Copyright © 2020 Joseba Etxebarria Photography

Seis de la mañana y ya en ruta dentro del Parque Natural de Virachey.